El mercurio es un elemento metálico muy particular que en condiciones atmosféricas se encuentra en estado líquido – todos recordamos los hasta hace poco muy comunes termómetros de mercurio-.

Para el medioambiente se trata de un contaminante muy persistente altamente nocivo tanto para el ser humano como para el entorno. Debido a su elevada volatilidad puede difundirse rápidamente, o condensarse en pequeñas gotitas.

En el medio acuoso reacciona para dar lugar al metilmercurio, considerado como un grave problema de contaminación que se acumula en los tejidos de los peces y a través de la cadena trófica llega a nuestra mesa.

En la actualidad su uso está muy restringido, pero hay una aplicación cada vez más importante donde es permitido: la fabricación de bombillas de bajo consumo o lamparas fluorescentes compactas (CFL). Bien es cierto que cada lámpara incorpora una muy pequeña cantidad de mercurio, y las nuevas tecnologías en desarrollo van a hacer que todavía pueda reducirse más.

Debido a la sustitución de las bombillas tradicionales incandescentes por las fluorescentes compactas, cada vez son más las que acaban su vida útil y terminan en un centro de tratamiento de residuos. De esta manera se presenta una fuente de emisión de vapores de mercurio cada vez más importante: las plantas de reciclado de lámparas compactas incandescentes.

carbon activo pellets

Para evitar la emisión de mercurio al exterior, la mejor solución es aspirar el aire en la zona de trituración / desmantelación y hacerlo pasar por un filtro de carbón activado específico.

Alphachem recomienda como el más adecuado un carbón activo de origen bituminoso impregnado en azufre elemental, como  Alphacarb HG, disponible en pellets de 4mm, y que por sus características puede incorporarse a filtros, cartuchos, bandejas o equipos de lecho profundo.

Alphacarb HG es un producto altamente fiable para esta aplicación y está disponible de manera habitual en nuestros almacenes.